Dolor al colocar un catéter venoso periférico y al extraer una gasometría arterial.

Como estudiante pasé parte de mis prácticas en el servicio de urgencias del H. Universitario de Basurto y actualmente desarrollo mi labor asistencial en el servicio de respiratoriodel mismo hospital.

Por lo general, colocar un catéter venoso periférico no supone mucho dolor para el paciente. Cuando ves esos cañones donde entra cualquier catéter empiezas a salivar y aparece tu vena vampira (el porno enfermero compañeras, deformación profesional). Sin embargo, extraer una gasometría arterial… por muy claro que notes el pulso te encomiendas a Nightingale con todas tus fuerzas. Los pacientes si suelen referir mayor dolor al realizar esta técnica (en los protocolos aparece la necesidad de anestesiar la zona previa a su realización). 

Sin embargo, ¿Qué duele más realmente? Veámoslo.

Hoy os traigo solamente un artículo pero que me parece importante como primer acercamiento al tema ya que está realizado por enfermeras, está bien planteado y es reciente¹. 

En él se evaluaron 780 canalizaciones venosas y 101 gasometrías realizadas en 820 pacientes de entre 18 y 85 años (456 hombres, un 51,8%; y 425 mujeres, un 48,2%). Para cuantificar el dolor, por su parte, se aplicó el Numeric Pain Rating Scale (NRS-11) que otorga un valor entre el 0 y el 10 al dolor autopercibido (0 es la ausencia de dolor, 10 el más fuerte imaginable). Es importante comentar que dolores superiores a la escala 3 no deberían ser aceptados.

Los resultados del estudio fueron los siguientes:

  1. La canalización de venas periféricas obtuvo una puntuación media de 2,8 en la escala NRS-11 y se catalogó como un dolor leve-moderado.
  2. Las gasometrías fueron percibidas como más dolorosas y se obtuvo una puntuación media de 3,6 en la escala NRS-11 y se catalogó como dolor moderado.
  3. El nivel de dolor iatrogénico se asoció a la dificultad técnica media o alta del procedimiento, a la elección de la arteria humeral en lugar de la radial en las gasometrías y se correlacionó con el dolor basal en las venopunciones.
  4. El nivel de dolor en función de otras variables como el sexo, la procedencia o el calibre de la aguja no presentó diferencias estadísticamente significativas.

Está claro que en la medida que podamos, aliviamos ese dolor percibido mediante los recursos de los que dispongamos.

¿Cuál es vuestra experiencia? ¿Coincide con los resultados del estudio? Espero vuestros comentarios.

Be Curious!

REFERENCIAS:

1.- Ballesteros-Peña S, Vallejo-De la Hoz G, Fernández-Aedo I, en representación del grupo de trabajo DIASURE. Dolor asociado a las técnicas de inserción de catéteres venosos y extracción de sangre arterial en el área de urgencias.  Enfermería Clínica. 2017. Disponible en: http://www.elsevier.es/es-revista-enfermeria-clinica-35-articulo-dolor-asociado-las-tecnicas-insercion-S1130862117301900

 

 

Powered by WPeMatico

Enfermería respiratoria: Recursos para recién llegados.

Hasta que consigues una plaza, la vida de una enfermera está caracterizada por su movilidad: Se recorre todos los servicios del hospital, trabaja en atención primaria,… Se te acaba el contrato y esperas ‘La Llamada’ (y no me refiero al musical). Vas a realizar una reducción en el servicio de respiratorio. Aceptas (por supuesto) y te dicen cuando empiezas. Nunca antes habías estado ahí y hablas con una amiga enfermera para contarle la novedad ‘Me dicen en respiratorio, ¡¿Pero qué me estás contando, si yo soy de cardio?!’ (Parafraseando a Amaia I de España). ¡Que no cunda el  pánico! Hoy os traigo algunos recursos que seguros agradecéis:

1- Drenaje torácico o Pleur-evac: Aún recuerdo mi cara al ver por primera vez la cámara de un drenaje torácico. ¡Qué bien me hubiera venido esta infografía de Creative Nurse!

drenaje torácico.png

2- Medicación vía inhalatoria: Salbutamol (Ventolin), budesonida (pulmicort),… hay varios tipos de medicaciones que se administran por esta vía. Las nombradas son de las más utilizadas. ¡Y es importante administrarlas en el orden correcto para optimizar el resultado terapéutico! Nos lo cuenta Medicadoo (comentar que en su blog disponéis de infografías sobre el manejo de inhaladores, útiles para educación sanitaria):

Nebulizaciones.jpg

3.- Oxigenoterapia de bajo flujo y de alto flujo: Es básico conocer los diferentes dispositivos, sus ventajas y limitaciones. Y otra vez Creative Nurse se supera con su infografía publicada en el Fanzine de enero del 2018 de Nuestra Enfermería:

oxigenoterapia.png

Aprovecho a compartir otras entradas que publiqué enfocadas a los pacientes respiratorios y técnicas, procedimientos:

Seguro que quedan muchos aspectos por tocar, pero me parece un buen comienzo para empezar a familiarizarte con el servicio de respiratorio.

Espero que os sea útil

Be Curious!

Powered by WPeMatico

Guía de actuación para la prevención y cuidados de las úlceras por presión.

Si una actividad está directamente relacionada con la faceta asistencial de la enfermera, esa es la de la realización de curas. Las Úlceras Por Presión (UPP) son una de estas heridas: Se tratan de lesiones originadas por una isquemia localizada en la piel y/o tejido subyacente, bien por una presión ejercida durante tiempo o su combinación con las fuerzas de cizallas. Principalmente aparecen sobre prominencias óseas: Maléolos, sacros,…

Hoy os traigo la Guía de actuación para la prevención y cuidados de las úlceras por presión editada en octubre del 2017 por el servicio de salud del País Vasco (Osakidetza) elaborada por enfermeras miembros de la Comisión de Úlceras. Cristina Quesada es una de ellas.

Es una completa guía llena de evidencia en la que se define la etiopatología de las UPP, su clasificación, al igual que su prevención y tratamiento. Os dejo un par de recomendaciones basadas en evidencias clasificadas con A/ALTA o B/MODERADA extraídas directamente de la guía.

Clasificación A o ALTA:

  • Utilice ácidos grasos hiperoxigenados (AGHO) sólo en las zonas de riesgo de UPP.
  • No realice masajes en las prominencias óseas
  • Reposicione a los pacientes para reducir la duración y la magnitud de la presión sobre las áreas vulnerables, incluyendo las prominencias óseas y los talones.
  • Utilice como norma para la limpieza suero fisiológico, agua destilada o agua potable de grifo.
  • Use apósitos con plata o cadexómero iodado como opción a la utilización de antibióticos locales como prevención de infección.

Clasificación B o MODERADA:

  • No utilice soluciones que contengan alcohol.
  • Aplique lociones hidratantes específicas hasta su absorción.
  • No utilice flotadores o rodetes cuando el individuo esté en sedestación.
  • Aplique una presión de lavado que garantice el arrastre de detritus bacterias y restos de curas sin lesionar tejido.
  • No utilice antisépticos de manera rutinaria en la limpieza de lesiones crónicas*

*Excepciones:

1) Antes y después de un desbridamiento cortante.

2) Antes y después de la aspiración percutánea para toma de muestra de la herida.

  • Intensifique la limpieza y el desbridamiento en presencia de signos de infección.
  • Aplique un producto barrera (crema o película) para mantener la piel perilesional sana evitando la maceración.

¡Espero que os resulte interesante y útil este recurso!

Be Curious!

 

Powered by WPeMatico

HydroPICC. La evolución de los PICC de larga duración

Un nuevo PICC (Catéter venoso central de Inserción periférica) ha recibido la aprobación por parte de la FDA  (U.S Food and Drugs Administration) estadounidense. Se trata del HydroPICC™ ¿Quieres conocer más acerca de este catéter? Sigue leyendo… Los catéteres venosos centrales de inserción periférica (PICC por sus siglas en inglés) son, cada vez más utilizados. […]

La entrada HydroPICC. La evolución de los PICC de larga duración aparece primero en Enfermería Tecnológica.

Powered by WPeMatico

Gestión sanitaria a través del principio de Pareto

El principio de Pareto es una herramienta útil para priorizar los problemas o las causas que los genera. De esta forma podemos anticiparnos a las posteriores consecuencias dado que podremos afrontar a priorí aquellas circunstancias de mayor a menor orden de importancia.

El diagrama de Pareto está basado en la curva 80-20 o gráfica A-B-C ( los factores o causas “A” se corresponderían con el 20% que soporta el 80% del peso total del problema.), esta es un modo de organizar datos de forma que estos quedarán delimitados y separados por orden de prioridad.

El origen se encuentra en los estudios de distribución de la riqueza que realizó Vilfredo Pareto quién descubrió que una minoría de la población poseía la mayor parte de la riqueza.

De esta forma, el diagrama nos permite ver como la mayoría de los problemas son causa de efectos menores y que solo unos pocos problemas de los que nos enfrentamos son causa de la mayor parte de las consecuencia o son responsables de la mayor parte de los efectos negativos.

El diagrama de Pareto favorece el estudio comparativo de muchos de los procesos que se realizan en las organizaciones sanitarias.

Además, hay que tener en cuenta como la distribución de los efectos como las posibles causas imputadas, no suceden de forma lineal sino que el 20% de las causas totales hacen que sean originados por el 80% de los efectos. Así y en función de este concepto, si estamos ante un problema con múltiples causas, podemos determinar que el 20% de las causas serán las que resuelven el 80% de los problemas.

Clasificación de causas A-B-C

El método de clasificación de causas ABC es el determinante estadístico del Principio de Pareto, de esta forma que:

Clase A: En esta categoría se  incluye el 80% de las causas  que pertenecen al 20%  de los problemas.

Clase B: Aquí se incluirán el 15% de las causas como responsables del  30% de los problemas.

Clase C: El 5% de las causas corresponden al 60% de los problemas

Elaboración de un diagrama de Pareto

Para la elaboración de un diagrama de Pareto, la primera decisión a tomar será determinar:

 ¿cuál será el problema a analizar?

Posteriormente debemos realizar una tabla de forma que se puedan registrar los datos y determinar el número total de registros y cada una de sus frecuencias.

A continuación debemos recoger los datos  en la tabla diseñada y revisar las frecuencias de cada uno de ellos.

Después se elaborará una segunda tabla con los datos, las frecuencias relativas y las frecuencias absolutas.

Seguidamente procederemos a jerarquizar los datos por orden de frecuencia.

Para a continuación dibujar una  gráfica que contendrá los datos. Así en esta gráfica, situaremos por un lado las frecuencias absolutas y por otro la causa.

Asimismo, en esta gráfica dibujaremos el diagrama de barras de las causas así como  la curva de frecuencia acumulada.

Por otra parte para determinar las causas de mayor frecuencia en el problema o situación que estamos analizando, trazamos una línea horizontal desde el eje vertical derecho que parta desde el 80% hasta el punto de corte con el la curva de frecuencia acumulada.

La utilidad del diagrama de Pareto

La utilidad del diagrama de Pareto es:

  • Determinar la importancia relativa de las diversas causas identificadas para un problema.
  • Determinar los factores clave que incluye un problema.
  • Visibilizar aquello sobre lo que debemos intervenir.

De esta forma podemos decir que la realización del diagrama de Pareto se basa en la selección de los puntos débiles donde debemos dedicar los esfuerzos de los equipos y de la organización.

Relación con otras herramientas

La utilización del diagrama de Pareto podemos considerar que está íntimamente relacionada con: 

  • El diagrama de Isikawa
  • La realización de Check list de realización y clasificación de datos.
  • Matrices de planificación estratégica.

The post Gestión sanitaria a través del principio de Pareto appeared first on Gestión de Enfermería.

Powered by WPeMatico

El diagrama causa-efecto y su uso por la gestora enfermera

Los diagramas causa-efecto ayudan a las organizaciones sanitarias a analizar todas las causas reales o potenciales que intervienen en la realización de un problema, ver cual es el impacto sobre él y tratar de anticiparnos a sus efectos para minimizarlo en caso de necesidad o potenciarlo en caso contrario.

El uso de esta herramienta se convierte en un buen soporte para la toma de decisiones y la elaboración de planes estratégicos en todo tipo de organizaciones, incluidas las sanitarias.

El diagrama Causa-Efecto se denomina de forma operativa diagrama de Isikawa o espina de pez porque fue creado por K. Isikawa, experto en la dirección de empresas y el desarrollo estratégico ce las organizaciones.

Elementos clave de Isikawa

Para comprender mejor el fundamento de esta metodología gestora debemos comprender cuales son los pensamientos y motivaciones que impulsaron una estrategia como la del diagrama de Isikawa. Así podemos decir que los motivantes son:

  • El espíritu por la generación de calidad y eficiencia de recursos.
  • Satisfacción de las necesidades de los usuarios.
  • La calidad es real cuando la supervisión de la actividad no es necesaria.
  • El problema radica en si mismo y no en los síntomas que manifiesta.
  • La calidad en la atención prestada depende de todos los miembros de la organización y no solo de las personas responsables del departamento de calidad.
  • Distinguir perfectamente los objetivos en el horizonte.
  • La garantía de calidad presente será la clave del éxito en el futuro.
  • Todos los miembros de la organización tienen capacidad para realizar aportaciones útiles y necesarias.
  • Es tan necesaria la información sobre los hechos como su posterior difusión.

La elaboración del diagrama causa-efecto

Para elaborar un diagrama causa efecto debemos partir de la definición clara e inequívoca de los síntomas cuyas causas debemos identificar.

Una vez realizado este primer paso, se debe encuadrar el efecto a la derecha y dibujar una línea gruesa central apuntando a este.

En una tercera fase y siguiendo la técnica del Brainstorming se trata de identificar las posibles causas que generan el problema.

A continuación, se distribuyen y unen las causas principales a lo largo de la línea central y se unen a esta mediante otras líneas con una inclinación de 60-70 grados con respecto a esta.

Después se deben incorporar subcausas o causas secundarias a las causas principales a lo largo de cada una de las líneas que hemos ido trazando con las causas principales y tratando de agruparlas.

De esta forma debemos ir tratando de descender en el nivel causal hasta llegar a las causas raíz del problema.

Por último comprobamos la integridad de las ramas principales con  más o menos causas que las demás o con menor nivel de detalles. 

Identificación de causas principales y secundarias

Una vez que hemos identificado las causas principales, debemos continuar preguntándonos por qué han surgido determinada causa principal o cuales pueden haber sido los motivos que han determinado esta variabilidad, con el fin de identificar cuales han sido las causas secundarias o subcausas que han provocado a las causas principales.

Una vez identificadas debemos realizar un análisis detallado de todas ellas para determinar sobre que causas podemos actuar y sobre cuales no. 

Por otra parte si de una causa resultan muchas subcausas, debemos realizar un nuevo diagrama causa-efecto específico para esta causa. Así, esta causa pasará a ser efecto.

Todo radica en seguir haciendo porqués sucesivos siguiendo la técnica  de los 5 por qué de Toyota consistente en seguir haciendo preguntas has llegar al final 

Diagrama causa efecto el método de las 6 m

El método de las 6 m es un sistema de fácil aplicación para realizar un diagrama causa efecto de forma sistematizada.

  1. Mano de obra

Este es el punto de contemplación de los recursos humanos y todos los factores que se pueden achacar a ellos. Algunas preguntas que podemos realizarle a estos para la identificación de causas son: 

  • ¿El nivel de cualificación es adecuado?
  • ¿El mecanismo de selección es adecuado?
  • ¿La motivación es adecuada para la realización de la tarea?
  • ¿Las personas tienen la habilidad suficiente?

2. Maquinaria

Cuando nos referimos a maquinaria, lo estamos haciendo en referencia a las infraestructuras que posee la organización. En el caso de las organizaciones sanitarias, se refiere a todo el nivel de medios que se manejan para aplicar al proceso de salud y cuidado de los pacientes o usuarios del sistema sanitario.

Algunas preguntas que podemos hacernos en cuanto a esto son:

¿Los recursos de los que disponemos son suficientes?

¿Son los recursos eficientes para la realización de la tarea?

¿Cómo es su funcionamiento?

¿La reposición es adecuada?

¿Están conformes los procesos de mantenimiento?

¿Utilizamos la versión o modelo más actualizado o adaptado?

3. Métodos

Es el momento en el que evaluamos el modo en el que realizamos las tareas. Así, al hacerlo estamos evaluando el modo en el que estamos desarrollando las actividades y si estas están acordes a los resultados esperados o existen desviaciones en el modo de realizarlas.

4. Medición

Momento en el que se evalúan las diferentes medidas con las que se realiza la tarea, la orientación a la calidad y el modo en el que se identifican los errores.

5. Materia prima

Punto de evaluación de los materiales que usamos para el logro del producto o servicio final. Los interrogantes vienen asociados a quienes son los proveedores, variabilidad en las características de los materiales, especificaciones, facilidad de manejo, etc.

6. Medio ambiente

Son las condiciones en las que se realiza la tarea,  el entorno que nos rodea. En este sentido debemos contemplar, la cultura de la organización, clima laboral, luz, calefacción, ruido y todos los componentes que rodean ya sean estructurales o no.

The post El diagrama causa-efecto y su uso por la gestora enfermera appeared first on Gestión de Enfermería.

Powered by WPeMatico